Introspección: Primera mitad del 2022

Han transcurrido prácticamente seis meses desde mi última entrada en este blog, lo cual a priori pareciera indicar que no sido capaz de lograr mi objetivo de publicar regularmente en él mismo por enésima vez… Vamos, ¡un despropósito a todas luces! Sin embargo, he repartido mayoritariamente todo este tiempo en adecuar tanto mis herramientas y medios de comunicación, así como mi flujo de trabajo. Y sí, después de todo este tiempo y empeño, por fin me siento listo para poder continuar 🚶🏼…

Antes que nada, debo reconocer que soy un «blogger» en proceso de rehabilitación. A raíz de años de exposición prolongada al «burnout» suministrado por la «mainstream web», el «blogging» se a convertido para mi en una actividad demasiado desafiante. No, no es el hecho de que no tenga algo que compartir —válgame la obviedad, siempre existe algo que destacar, ya sea una idea, un pensamiento o algún nuevo descubrimiento—, sino que en realidad el proceso de detenerme a pensar en la relación costo/beneficio me fundía de inmediato. Desde mi perspectiva, la cuestión en si misma siempre ha sido el «formato» o connotación.

Nos parezca o no, la web ha sido rediseñada para primar el mercado de la atención, un espacio en donde cada uno de nosotros poseemos una pequeña parcela en la cual tenemos la posibilidad de construir una linda casa de cristal cómo único valor intrínseco, un escaparate donde exponer la forma en que deseamos ser admirados, reconocidos o que nos otorgue cierto valor agregado, es decir, un lugar donde poder erigir monumentos a nuestros propios «alter-egos» —aunque todas estas falacias tengan bastante poco de cierto dicho sea de paso—. Competimos sagazmente por ser el centro de atención, por cimentarnos como «marca propia» en un mercado donde los anuncios publicitarios son la dieta básica que alimenta dicho fervor.

En lo particular, no necesito este tipo atención o reconocimiento, ¡lo que realmente deseo es «verdadera» libertad de expresión!, y esto es lo que mi nueva cosmovisión del «blogging» felizmente me proporciona 😄…